AnálisisDestacado
Popular

Entre el Covid-19 y el meteorito del 29 de abril

En tiempos de engaño universal, decir la verdad es un acto revolucionario

Por Mario Alberto Estrella.- Llegó como ladrón por la noche, sin avisar y cómo letra de Sabina, se ha robado el mes de abril. De una y sin mucho esfuerzo, la Organización Mundial de la Salud se convirtió de facto en una especie de “Gobierno Mundial” y confinó casi sin resistencia a cerca de cinco mil millones de personas. 

Gordon Brown ha instado a los líderes mundiales a crear una forma temporal de gobierno global para abordar las crisis médicas y económicas gemelas causadas por la pandemia de Covid-19.

El ex primer ministro británico, dijo que era necesario un grupo de trabajo que involucrara a líderes mundiales, expertos en salud y los jefes internacionales y organizaciones que tendrían poderes ejecutivos para coordinar la respuesta. “Esto es ante todo una emergencia médica y debe haber una acción conjunta para lidiar con eso. Pero cuanto más interviene para hacer frente a la emergencia médica, más se pone en riesgo las economías”. Afirmó el ex primer ministro.

António Guterres, secretario general de la Organización de las Naciones Unidas, afirmó en un comunicado que el COVID-19 es la prueba más grande que ha enfrentado el organismo desde su fundación hace 75 años. 

En este momento hay en el mundo 1,014,673 contagiados de los cuales 210,335 ya han sido dados de alta, 52,973 han fallecido, de complicaciones relacionadas con el coronavirus.

Solo para tener en cuenta, anualmente mueren 1.3 millones de personas en accidentes de tráfico.  

De un plumazo se acabaron las protestas en Chile, los chalecos amarillos de Francia, las marchas por los feminicidios, las protestas en Ecuador se convirtieron en dantescas imágenes.

Luego de un intenso bombardeo de verdades a medias, de muertos sin nombre, de proyecciones por ordenador, el terror nos convirtió en nuestros propios carceleros, incluso hubo quienes celebraron los toques de queda y al unísono de #quedateentucasa le dimos la estocada final a nuestra realidad, porque sin importar lo que pase, mañana no se parecerá en nada a ningún mañana de nuestros ayeres.

El mundo que conocíamos dejó de existir, se acabaron los besos y los abrazos, nuestra manera de relacionarnos se verá transformada profundamente, a grado tal, que tal vez el mayor acto de rebeldía será hacer el amor.

Las redes sociales finalmente cumplieron su cometido, el distanciamiento social será nuestra nueva manera de interactuar, cada vez más interconectados y más aislados.

La pandemia ha cobrado en México la vida de 37 personas, sin embargo tan sólo en el mes de enero se registraron 2 mil 376 muertes violentas en el país. 

En los 15 meses que lleva el gobierno actual se han registrado 32,285 ejecuciones, mientras los caminos en el bajío arden en llamas, ¿Dónde están los llamados a quedarse en casa?

En Nigeria un presunto meteorito se llevó en un instante a trece personas, para ellos no hubo ni toque de queda ni detentes.

“Era el mejor de los tiempos y era el peor de los tiempos la edad de la sabiduría y también de la locura, la época de las creencias y de la incredulidad, la era de la luz y de las tinieblas, así describió Charles Dickens los días que le tocó vivir, tal pareciera que Dickens fuera un cronista de nuestros tiempos.

En los últimos días hemos visto lo peor de la humanidad salir a flote, riñas por papel sanitario, barcos sin puerto, viajeros confinado, de la noche a la mañana nos convertimos en una distopía inimaginada ni por Orwell ni por Huxley. Vivimos entre la autocensura de lo políticamente correcto, y un océano de irrelevancias que ahogan a las descoloridas verdades. Aun cuando la censura se practica de manera sistemática, la apatía socava la verdad ya que una verdad sin interés puede ser eclipsada fácilmente por una falsedad emocionante.

Como el asteroide que el 29 de abril de 2020 pasará cerca de la Tierra. Este cuerpo celeste rocoso, que se llama 1998 OR2, mide 1.7 kilómetros de largo y 4.1 kilómetros de ancho. El Asteroide pasará por la Tierra a una distancia 16 veces más lejos que nuestra Luna!

Ya lo dijo Benjamin Franklin: “Quien renuncia a su libertad por seguridad, no merece ni libertad ni seguridad”.

Recuerda: Lo importante no es mantenerse vivo sino mantenerse humano.

 ¿Tú que opinas?

 ——————————————————-

SUSCRIBETE AL CANAL 

——————————————————-

——————————————————–

NUESTRAS REDES SOCIALES:

Síguenos en Twitter: https://twitter.com/TJTimes1

Dale like al Facebook: https://www.facebook.com/thetjtimes/

INSTAGRAM: https://www.instagram.com/tjtimesnews/

——————————————————–

Mario Alberto Estrella

Nacido en la ciudad de Chihuahua, Chihuahua, México el veintitrés de Junio del año de mil novecientos setenta. Egresado de la Licenciatura en Comunicación Gráfica, en 1994, Diplomado por el Instituto de Tecnología en Asunción Paraguay en 2001 y Certificado por Macromedia en 2006. A la fecha ha colaborado en quince distintos medios de comunicación, en diversas actividades como redacción, edición, diseño, fotografía y como Web Master.” Durante la última década del siglo XXI recorrí la frontera norte; de Matamoros a Tijuana, trabajando en diversos medios impresos fronterizos. En la segunda mitad de 1999 comienzo un recorrido por América Latina en el Venezuela de Chávez, pasando por el Chile de Bachelet, el Brasil de Lula, 20 años después me encuentro donde comienza la patria.

Articulos relacionados

Back to top button
shares
Close